Malos hábitos que nos hacen parecer mayores y cómo evitarlos

Los signos de la edad muchas veces no se deben solo al inevitable paso de los años. Prácticamente, todos tenemos algunos malos hábitos que debemos corregir para recuperar ese aspecto juvenil que tanto echamos de menos.

Y es que nuestro cuerpo y, sobre todo, nuestra piel, es muy sensible a ciertos hábitos que, lejos de beneficiarnos, pueden hacernos parecer mucho más mayores de lo que en realidad somos. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Pues no te lo pierdas!

CONSEJOS PARA EVITAR EL ENVEJECIMIENTO PREMATURO.

1) Protegerte del sol.
2) Cuidar tu piel a diario con cremas.
3) Llevar una dieta variada, equilibrada y sana.
4) Realizar ejercicio físico de forma regular.
5) Dormir lo suficiente.
6) Tomar suficiente agua.

Las líneas finas y arrugas profundas que se forman y se profundizan con el tiempo, las células de la piel muerta se acumulan más rápido, la piel es más áspera y las líneas son más obvias, La piel pierde su vitalidad y aparece monótona, sin vida y áspera.
Acá tienes algunos concejos que te ayudarán.

1) Protegerse del sol.

Todos somos conscientes de la gran cantidad de vitaminas que nos aporta la luz solar y más desde que tuvimos que enfrentarnos al dichoso confinamiento a causa de la pandemia de Covid.

Pero tomar el sol en exceso o tomarlo sin la protección adecuada puede resultar sumamente nocivo para la piel, y no solo durante los meses de verano o de mayor exposición solar.

Concejo 1
Si quieres que tu piel siga radiante y juvenil, no demasiado sol y siempre con la protección solar adecuada para ti.

2) Cuidar tu piel a diario con crema.

Hidratar la piel con cremas, ya sea la del rostro o la del resto del cuerpo, debe ser una rutina de cuidado diario. Se recomienda también hacer limpiezas periódicas de la piel.

Concejo 2
Hidratarte también por dentro. Pero no solo de cremas vive el hombre, también es fundamental beber agua.

3) Llevar una dieta variada, equilibrada y sana.

Consumir alimentos Antioxidantes.
Los alimentos de origen vegetal tienen un alto poder antioxidante, por lo que una alimentación rica en frutas y verduras ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento. Por ejemplo, granadas, cítricos, frutos rojos, té verde, patatas, tomates, hojas verdes, frutos secos, aceite de pescado, aceite de oliva etc. son buenas fuentes de antioxidantes, pues contienen vitamina C, vitamina E (principal antioxidante liposoluble del organismo) y polifenoles.

4) Realizar ejercicio físico de forma regular.

El ejercicio intenso puede ralentizar el proceso de envejecimiento de la persona y alargar su vida.

Hacer ejercicios de manera regular produce sustancias químicas que fortalecen y alargan las capas protectoras de los cromosomas del ADN, que se desgastan con la edad, manteniendo así nuestra juventud durante más tiempo.

Mantenerse activo y hacer ejercicio, al menos, 30 minutos diarios, ayuda a:

  • Reducir el estrés.
  • Fortalecer la musculatura.
  • Limpiar la sangre.
  • Combatir la diabetes.
  • Perder peso.
  • Reducir el colesterol.
  • Favorecer el normal funcionamiento del cerebro.
  • Aumenta el nivel de oxigenación.
  • Favorece la creación de coenzima Q10 (antioxidante de lípidos).

5) Dormir lo suficiente.

Como se suele decir, la primera en la frente. Ya sea para combatir los signos de la edad, para estar más sano o para reducir síntomas de algunas patologías, es esencial descansar apropiadamente y durante el tiempo necesario.

Concejo 5
Dormir las horas suficientes. Parece ser que los consejos que dan las modelos se confirman: además de beber mucha agua, para evitar el envejecimiento prematuro se recomienda descansar las horas suficientes. Además, eso de dormir entre 7 y 8 horas diarias fortalece el sistema inmunitario y mejora el aspecto de la piel.
Si duermes 8 horas diarias, tu piel estará más tersa y luminosa. ¡Haz la prueba!

Uno de los pilares de la salud es el sueño. Es muy importante darle la oportunidad a tu sistema orgánico de que se reinicie cada noche.

6) Tomar suficiente agua.

A medida que avanza el proceso de envejecimiento, la sensación de sed disminuye, por lo que es posible que tengas que hacer un esfuerzo más grande a la hora de hidratarte. El agua es necesaria para que el cuerpo realice todas sus funciones vitales, desde el bombeo de sangre por todos los conductos sanguíneos del corazón a la lubricación de las articulaciones. «Cuando bebemos agua, no acaba solamente en nuestro estómago, sino también en cada célula de nuestro cuerpo»
Resumen.

La edad es una actitud y no una aptitud. Y si quieres vivir mucho más tiempo, vale que apuestes por hábitos sanos que retrasen al máximo los achaques futuros.

Aplicar estos consejos a tu día a día ayudará a combatir y retrasar el envejecimiento prematuro.